Biografía de Anna Ajmátova

Poeta rusa, fundadora del Acmeísmo.



Biografía de Anna Ajmátova

La literatura rusa ha dado vida a muchísimas voces ineludibles, la de Anna Ajmátova seguramente es una de las que han sabido volar más alto y cautivarnos.

Anna Ajmátova nació el 11 de junio de 1889 en Odessa. Pasó su infancia y adolescencia en Kiev hasta que decidió mudarse a San Petersburgo, donde cursó los estudios de filología. Comenzó a escribir poesía a los diez años pero al no obtener una buena acogida por parte de su padre, decidió adoptar el apellido de su bisabuela. El cual mantuvo toda la vida.

Ajmátova estuvo casada con Nikolái Gumiliov, que fue acusado de conspiración durante la Revolución Rusa, y asesinado. Su hijo fue arrestado y deportado a los campos de Siberia. También su último marido, Nikolay Punin, fue perseguido y murió en un campo de concentración. Todas estas experiencias de extrema violencia e impotencia se encuentran plasmadas de forma crudísima en la obra de Ajmátova.

La propia obra de Ajmátova fue censurada y le impidió a la poeta vivir su poesía y su vida de forma libre. La exposición a la normalización del rechazo y la crueldad del sistema, provocaron en ella una tristeza muy profunda, que cobró vida en una obra monstruosa e inolvidable.

Anna Ajmátova falleció el 5 de marzo de 1966 en Moscú a causa de una insuficiencia cardíaca. Su poesía vive y es una absoluta inspiración para aquellos que deseamos cambiar el mundo a través de las palabras.




La obra de Anna Ajmátova


Ajmátova es junto a los poetas Gumiliov y Gorodetsky, una de las fundadoras del Movimiento Poético llamado "Acmeísmo": una estética lírica opuesta a la popular composición simbolista, cuyo principal objetivo era recuperar los tonos clásicos y llevar la voz hacia la pregunta y el pensamiento. La poesía de Ajmátova encuentra sus referentes en Horacio, Pushkin y T.S. Eliot.

Cuando leemos a Ajmátova encontramos dos sentimientos predominantes: la soledad y la muerte. Toda su poesía nos habla de un corazón herido que no encaja en el mundo, que vuelve en imágenes a la infancia y no consigue ponerse de pie. Y sin embargo, cuán guerrera fue y cuánto fuego nos ha dejado.

Entre sus obras ineludibles encontramos Anochecer, Poema sin héroe, El correr del tiempo, Requiem. Algunas antologías fabulosas donde se recogen poemas suyos son El canto y la ceniza, He leído que no mueren las almas y Soy vuestra voz.

0 Comentarios