Legna Rodríguez Iglesias en «Lunes de Poesía»

En nuestros «Lunes de Poesía», leemos a Legna Rodríguez Iglesias.



Legna Rodríguez Iglesias en «Lunes de Poesía»

Dice Mariano Peyrou en su libro Tensión y sentido (Taurus) que para que un poema funcione bien necesita entre otras cosas de la ambivalencia y la oposición; que puede lograrse dentro de la misma idea yuxtaponiendo elementos aparentemente opuestos o por contexto. Y da el ejemplo del conde de Lautremont y su paraguas en la mesa de disección. En su libro Mi pareja calva y yo vamos a tener un hijo (Ediciones Liliputienses), Legna Rodríguez Iglesias usa esta contradicción, este juego de luces y sombras, para ofrecernos una mirada sobre la dulzura en la espera de un hijo, pero también sobre el miedo, la pérdida y la relación de extrañeza con el mundo. En Lunes de poesía la leemos y escogemos un poema.



Amor y deseo en la poesía de Legna Rodríguez Iglesias


Podríamos decir que Mi pareja calva y yo vamos a tener un hijo es un poemario en torno a la maternidad, a la compleja red de situaciones que deben atravesarse para llegar a ser madre. Nos ofrece una escueta pero presente crítica en torno a la regulación de algo "tan natural" por parte de la medicina, y al mismo tiempo, nos presenta la visión de toda la gestación en una pareja homosexual. Esto nos permite muchísimas formas de mirar el asunto, de pensarlo y de sentirlo. Formas que están todavía fuera de la poética de la maternidad, tan ligada a la heterosexualidad y enlazada al sistema. Por fortuna algunas voces van rompiendo con este tabú y nos permiten introducir nuevas imágenes y sensaciones en torno a un tema que depende de nosotras y, al mismo tiempo, que siempre nos ha mantenido aparte, de alguna extraña y retorcida forma.

El libro se halla dividido en dos partes bien diferencias. Ambas comienzan con una luz: la posibilidad de tener un hijo. La primera, deviene en la pérdida. La segunda, en el nacimiento del hijo. Aquí tenemos ese juego de opuestos del que hablábamos al principio. Aquí Legna Rodríguez nos permite pensar la situación desde una mirada bien definida.

«Uno no debería convertirse / en algo que no es capaz de mirar». En medio del dolor, la desesperación de la pérdida marca una distancia y un extrañamiento con el mundo que se traduce también en experiencia de extranjería, en observación honda del mundo. O dicho en palabras de Louise Gluck, que es un personaje que se aparece también en el libro diría, «las cosas que no pueden moverse / aprenden a mirar». Así, a través de la experiencia del aborto, de la carne que reduce a la carne, del dolor que se lleva la luz y las expectativas de futuro, se contrapone la esperanza, pero siempre siempre queda ese vacío. Es tan triste como luminoso, es tan abrasivo como vital. «Una madre es un muro hasta que su hijo fallece», dice Legna en uno de los poemas más increíbles de este libro, «La cosa en perspectiva».

Un poema de Legna Rodríguez Iglesias en Bestia Lectora

Un poema de Legna Rodríguez Iglesias


El poema que hemos elegido para nuestro Lunes de poesía se titula «Según el Tao», y nos presenta una reflexión en torno al origen de las cosas, al fondo de todo lo que nos rodea. Podemos encontrar en él nuestro empeño de darle al deseo una fuerza y una forma que no encontramos en el resto de las cosas. Legna Rodríguez construye una mirada sobre todo aquello que participa del deseo y de la vida, y que no son el deseo ni la vida: como el agua y el fuego.


Como decíamos al comienzo, Legna juega con las ambigüedades para conducirnos por una experiencia de lectura que nos descoloca. Y sin duda, ésta es una de las cosas más representativas del libro, que lo vuelven altamente recomendable. El sol en un día nublado. El paraguas en la mesa del forense. Que nadie deje de leerlo.

Terminamos con este poema maravilloso. Y volvemos a invitarlos a leer el libro Mi pareja calva y yo vamos a tener un hijo, que pueden encontrar en la Editorial Liliputienses. Aprovechamos para invitarte a hacerte con él a través de la maravillosa plataforma Librerantes, que apuesta por la vida del libro en toda su magnitud: librerías unidas.

Según el Tao

Según el Tao el ser nace del no-ser
y así sucesivamente.

Por lo que el fuego nace del no-fuego
y el agua del no-agua.

En el caso de nuestro hijo
supongo que queda libre
de toda tendencia filosófica
y todo principio.

No es un ser ni es un no-ser
simplemente es un deseo.

El deseo nace del deseo.
No existe el no-deseo.
Te lo prometo y te lo juro.

Legna Rodríguez Iglesias en Bestia Lectora
«SEGÚN EL TAO». MI PAREJA CALVA Y YO VAMOS A TENER UN HIJO. LEGNA RODRÍGUEZ IGLESIAS. II PREMIO CENTRIFUGADOS DE POESÍA JOVEN. EDICIONES LILIPUTIENSES. 2019

0 Comentarios