Análisis de «La Insolación» de Emilia Pardo Bazán - [Los Libros del Cole]

Apuntes para estudiantes sobre «La Insolación» de Emilia Pardo Bazán.

Imagen: Pexels

¿Por qué habríamos de leer en pleno siglo XXI una novela del siglo XIX? Antes de leer a Emilia Pardo Bazán tenemos que hacernos esta pregunta. Toda la literatura de nuestro tiempo tiene un pasado, y en ese pasado el siglo XIX ha jugado un papel fundamental. No sólo porque entre el 1801 y el 1900 tuvieron lugar muchísimos cambios en nuestras sociedades, sino porque éstos provocaron una transformación rotunda en la concepción del arte, incluido el arte literario. El surgimiento de nuevos estilos y la llegada de un narrador indirecto provocaría una renovación absoluta de la literatura. Para comprender mejor las novelas de ese siglo, sin embargo, hay que abrir la mente y prepararse para atender lo que se nos cuenta en función del contexto histórico. Eso intentaremos hacer en este ciclo denominado «Los Libros del Cole». En el capítulo de hoy te voy a contar por qué la novela La Insolación, de Emilia Pardo Bazán es fascinante. Encontrarás material para entender la obra y para realizar tus trabajos prácticos del instituto.


Sinopsis de «La Insolación» de Emilia Pardo Bazán


Asís Taboada es una joven viuda de cuna aristocrática que disfruta de una vida acomodada donde no faltan las reuniones sociales. Es una mujer muy sociable que disfruta de esos encuentros, en los que se habla de temas políticos y sociales. En esta novela la acompañaremos en un trocito de su vida y podremos intuir cómo piensa, qué desea y con qué sueña. La historia comienza cuando Asís se despierta en su cama después de una larga noche, un tanto desorientada y aquejada por una fuerte jaqueca. Se reconoce en ella una gran conmoción por haber obrado de una forma contraria a su condición de mujer respetable. No está segura de lo que le ha ocurrido. Se pregunta: «¿Pero es de veras? ¿Pero me ha pasado eso?» A partir de ahí se irá desenvolviendo la trama y comprenderemos a qué se debe su malestar.

Asís se siente fuertemente atraída por un joven de un nivel socioeconómico totalmente distinto y con pilares morales bastante cuestionables para ella. Sin embargo, la fuerza del deseo la lleva a aceptar pasar un día de feria con él, Diego Pacheco. Seducida por su propio deseo, que se alimenta de la satisfacción de sentirse admirada y deseada, Asís disfruta de una tarde auténtica, con buena comida y bebida. Se salta varias normas importantes, que ninguna señora de alta cuna habría de romper, lo que genera en su ánimo una gran contradicción. Al sofoco provocado por el propio calor se le suma la intensidad del intercambio con Pacheco. Ese intenso calor es lo que ella recuerda cuando despierta en su cama. Sin embargo, lo que ha sucedido la tarde anterior da lugar a muchas interpretaciones. Han sido horas confusas para Asís y eso se plasma en la narración.

La insolación es una novela muy significativa en la obra de Pardo Bazán porque presenta a un personaje femenino que se enfrenta a los prejuicios de su época con el objetivo de satisfacer su propio deseo. Tengamos en cuenta que en aquella época las mujeres sólo podían entablar encuentros íntimos con hombres en espacios sociales, nunca a solas. Por eso, que Asís haya aceptado ir a pasar el día con Pacheco es todo un gesto de rebeldía. «La convicción de que me hallaba en alta mar, entregada a los vaivenes del océano. Veía el cielo abierto con la proposición» Pardo Bazán aprovecha este contexto para introducir ideas, preguntas y cuestionamientos fundamentales, que ya han aparecido antes en su obra pero que, a partir de ésta, serán mucho más frecuentes y contundentes. Teniendo en cuenta el contexto histórico, poner el foco de su historia en el deseo sexual de una protagonista fue un acto de rebeldía de la propia autora frente a los prejuicios del mundillo literario, que le valió también muchas críticas y acusaciones. «De mi tragedia únicamente es responsable la sociedad, por atribuir exagerada importancia a lo que tiene mucha menos ante las leyes naturales».


Imagen: Pexels

Estructura de «La Insolación» de Emilia Pardo Bazán

Usando el recurso narrativo in media res (comenzar el relato por el conflicto, en medio de la acción) Pardo Bazán nos presenta primero al personaje y después le da el espacio a él para que se exprese. Un recurso todavía muy poco usado en esa época y que Pardo Bazán explorará en otras de sus obras de forma magnífica. La historia se encuentra planteada en dos capas. En principio tenemos un narrador omnisciente, que entra en el cuarto de Asís cuando ella despierta. Después, le dará el espacio a ella para que rememore lo vivido y esto se contará en primera persona, como un monólogo interior con tintes filosóficos y moralistas. El gran desconcierto de la protagonista se ve perfectamente plasmado en estos capítulos. Al final volveremos al narrador objetivo. Esta forma le da a la novela un ritmo redondo y le permite a la autora presentarnos con intensidad el perfil psicológico de su Asís.

Tenemos entonces, en la primera parte del relato un narrador en tercera persona que nos presenta a Asís Taboada. La vemos acostada en su cama, atacada por una fiebre muy molesta y preocupada. Un excelente punto de partida porque en esta escena encontramos todos los elementos y los temas que se desarrollarán a lo largo de toda la historia. Una cosa muy interesante aquí es la descripción de la habitación, porque al ver las comodidades que presenta podemos entender enseguida que la protagonista es una señora aristocrática de buen vivir, sin necesidad de muchas palabras. Volveremos a la habitación más adelante, porque es un elemento interesantísimo de esta novela.

A partir del segundo capítulo el discurso da un giro violento: quien habla es Asís misma, que desarrolla un monólogo interior que nos permitirá conocerla mejor. Asistimos como lectores a la remembranza de lo vivido la tarde anterior, con el fin de comprender por qué se siente tan mal físicamente. La insolación no se debe sólo a que estamos en pleno verano, sino a una situación emocional intensa. Asís intentará ordenar en su cabeza los hechos, pero no le resultará sencillo. En ese fluir del relato se expande frente a nosotros una tarde de feria descrita con soberbia narrativa.

Hay muchas cosas que hace muy bien Pardo Bazán en esta parte. Por un lado, nos presenta la enorme convulsión que experimenta Asís que, sabiéndose seducida por Pacheco, se siente caer dulcemente en el encantamiento, pese a que en su cabeza las normas morales y las voces de sus amigos y consejeros la señalan con el dedo. Y aquí debemos hacer un pequeño paréntesis. Es muy interesante el modo en el que Pardo Bazán explora la convulsión interior del personaje, llevándolo a cuestionarse muchas de las ideas que hasta ese momento veía inamovibles, como la posibilidad de disfrutar de su libertad y de su cuerpo como le apetece. La sensación de liviandad que ha experimentado estando con Pacheco no se parece en nada a otras vivencias anteriores, y no está dispuesta a perderla. «Ni notaba el peso de mi cuerpo; se había derogado para mí la ley de gravedad».


Imagen: Pexels

Lo segundo que hay que señalar de esta parte de la novela es la descripción del ambiente, de la gente y de los acontecimientos que tienen lugar. El grado de detalle provoca que esta escena resalte del resto de la narración. Y no podemos pasar por alto que, aunque ésta es la primera de sus novelas en las que hay una cierta tendencia a abandonar el naturalismo por el que la autora venía abogando en pos del espiritismo, esta escena desborda un apego innegable por el realismo, por lo anecdótico de un escenario: casi tenemos una pintura realista de una verbena castellana.

En este punto no viene mal hacer una aclaración. A doña Emilia Pardo Bazán se la considera la propulsora fundamental del naturalismo en España. Sin embargo, su inquietud era tal que después de consolidar un registro que marcaría un antes y un después en la literatura castellana, continuó moviéndose hacia otros registros estéticos. Tanto es así que en La insolación encontramos una peculiar fusión entre elementos propios del naturalismo y otros del existencialismo ruso, que en ella se ha relacionado con el espiritualismo (aunque tratándose de una escritora tan peculiar, no responde a las ideas y estructuras que suelen vincularse estrictamente con esta estética). Junto a éste, otro dato importante es que La insolación es la única novela de Emilia Pardo Bazán que sucede en Madrid. La escritora gallega supo hacer de su tierra, Galicia, un escenario mágico y encantador donde transcurre casi toda su obra. Marineda, es una ciudad ficticia que en mucho recuerda La Coruña pero tiene algunos elementos que la vuelven distinta, y que podría servir para identificarla también con otras ciudades del norte español. ¿Por qué decidió ubicarLa insolación en Madrid? Tenemos aquí una pregunta importante que nos llevará a leer toda la obra de Doña Emilia en el afán de responderla.

Y ahora sí, volvamos al dormitorio. Es el epicentro de todo. El espacio donde comienza y termina la historia. Cuando empieza la narración, Asís está sola en su cama, contrariada, atufada (¡cómo me gusta esta palabra!) y el ambiente es sórdido. Cuando termina, está con Pacheco, sintiéndose plena, contenta y todo es algarabía y posibilidad de futuro. La protagonista ha conseguido desterrar sus miedos y se ha determinado a disfrutar y complacer su deseo. El dormitorio es un espacio de mucha riqueza literaria que podría servir aquí para simbolizar la evolución del personaje: de la represión a la liberación.


Imagen: Pexels

Algunos apuntes sobre «La insolación» de Emilia Pardo Bazán


En este último apartado te dejo algunos apuntes que pueden ayudarte a elaborar una lectura completa de esta novela para poder comprender el contexto y admirar el talento de Pardo Bazán para escribirla en aquella época. Algunas ideas que te pueden ser muy útiles si tienes que realizar un trabajo práctico para el cole sobre esta novela.


TÍTULO

El término insolación hace referencia a una afección orgánica pasajera causada por la exposición prolongada al sol y cuyos síntomas son fiebres altas, dolor de cabeza y sofocos. En cuanto comienza la novela comprendemos que la protagonista ha pasado un día entero en las fiestas patronales y que el sol le ha provocado ese malestar. Sin embargo, a medida que avanzamos en la lectura descubrimos que en verdad las razones para semejante afección son más de tipo moral y espiritual que físico. Por un lado, ha bebido demasiado alcohol y lo que le ocurre es que tiene una terrible resaca; por otro, podemos pensar que Doña Asís Taboada se siente culpable por haberse dejado llevar por sus pulsiones vitales pasando todo el día con el joven Pacheco y contraviniendo los mandatos sociales. No se puede expresar más con menos palabras: Pardo Bazán transmite con este título una visión metafórica de la historia, partiendo de elementos reales y de situaciones concretas.


CONTEXTO

La Insolación se publicó en 1889. Se la considera una de las primeras novelas de Pardo en las que comienza a dejar atrás el naturalismo para buscar trabajar con un registro más existencialista, donde el perfil psicológico de los personajes es sumamente importante. Cabe mencionar que la autora estaba en aquella época totalmente fascinada con la literatura rusa y, en cierto modo, esta novela es un reflejo de toda esa corriente llevada a su territorio. Su aporte fundamental e innovador es el punto de vista feminista. En esta novela hay muchísimas denuncias en torno a la forma en la que se dice que deben vivir las mujeres y la censura que experimentan a diario. Asís expresa esa desazón y llega a renegar de ciertos valores morales o, al menos, a ponerlos en entredicho.


PERSONAJES

Francisca Taboada. Conocida y denominada en casi toda la novela como Asís Taboada. Es una joven viuda con título nobiliario, marquesa de Andrade, que nunca ha sentido el verdadero disfrute de su cuerpo. Lleva una vida tranquila y aristocrática, que se ve agitada por la aparición de Pacheco, un joven con el que ella se encapricha.

Diego Pacheco. Es un joven gaditano que ha llegado a Madrid con ganas de ver un poco de mundo. Es muy apuesto y tiene una forma de ver la vida un tanto superficial. Su acento andaluz y su humor son dos elementos que enganchan enseguida a Asís, acostumbrada a la solemnidad de su círculo.

Gabriel Pardo. ¿El primer hombre feminista de la literatura española? Pardo es un hombre liberal que defiende la igualdad de sexos y se planta contra ciertas normas morales estrechas. A través de él Pardo Bazán podría estar incluyéndose en la historia a ella misma y también a su padre, con quien compartió el deseo de igualdad y libertad sexual.

Ángela. Apodada la Diabla, por la propia Asís, es la responsable del servicio doméstico en casa de la protagonista. Se trata de una joven muy dicharachera que sirve de contrapunto para comprender el carácter obtuso de la época.


TEMAS

La insolación presenta algunas innovaciones para la narrativa de la época. Algunos de los temas que trata no se habían planteado antes con tanta claridad. El más importante: el deseo femenino. Hasta ese momento el deseo de las mujeres estaba mirado desde lo masculino, Pardo Bazán se centra en la protagonista y nos hace vivir la historia y las sensaciones deseantes desde su lugar. Otros temas son la doble moral de la época y la desigualdad entre sexos.

En nuestro canal de YouTube te contamos mucho más sobre Emilia Pardo Bazán. ¡Suscríbete!


0 Comentarios