20 años, 20 libros. Lo mejor de Páginas de Espuma

20 libros inolvidables de Páginas de Espuma


La editorial Páginas de Espuma acaba de ser galardonada con el Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural, que otorga cada año el Ministerio de Cultura y Deporte. Entre los méritos que ha señalado el jurado cabe destacar «sus 20 años de dedicación constante e independiente a la mejor literatura, (...) el fomento de la lectura en el entorno escolar y su empeño en poner al alcance de los lectores y lectoras la obra completa de cuentistas universales». Un reconocimiento bien merecido que nos ha alegrado mucho a todos los que amamos el cuento y seguimos de cerca el trabajo exquisito de esta editorial. [Aquí puedes leer la noticia.]

20 años de cuentos

Páginas de Espuma fue fundada en 1999 por Juan Casamayor y Encarnación Molina, una pareja entusiasta que en tiempos de crisis decidió emprender en uno de los nichos más arriesgados: la cultura. Desde entonces han contribuido con el mundo de los libros con más de trescientos títulos contundentes, convirtiéndose en un puente que une orillas de un mismo idioma pero con lenguajes tan distintos: España y Latinoamérica.

Páginas de Espuma lleva 20 años dedicada mayoritariamente al cuento lo que ha supuesto que el relato breve se convirtiera en su seña de identidad. No obstante, también el ensayo ocupa un lugar importante en su catálogo, y no sólo es la editorial encargada de publicar el prestigioso Premio Málaga de Ensayo, sino que además cuenta con fabulosos libros de este género en su fondo editorial.

Los anteriores han sido, entonces, veinte años maravillosos en los que Páginas de Espuma nos ha regalado deliciosos libros que han contribuido con una comprensión global de las escrituras en nuestro idioma y nos han llenado la cabeza de sueños. Por todo esto y porque son nuestros cuentistas y cuenteros favoritos, hemos preparado este artículo recomendando a nuestros lectores 20 libros, uno por cada uno de esos años. Quedan muchísimos buenos títulos fuera —y ¡cómo nos ha costado decidirnos!— pero podría decirse que éstos son nuestros espumosos favoritos.


✎ «Hacerse el muerto», de Andrés Neuman


Este es uno de los mejores libros de cuentos que leerás en la vida. Neuman construye una serie de relatos sobre las heridas de la vida intentando quitarle hierro a este asunto que nos resulta tan incomprensible. La vida y la muerte, como un juego de opuestos que se parecen más de lo creemos, y las mil posibilidades que se encienden cada vez que una da un paso atrás para dejar que se asome la otra. Un libro que se va construyendo a medida que leemos y que nos ofrece luz para aprender a mirar las pequeñas y las grandes cosas del absurdo vital desde otro ángulo. Pero seguramente los ingredientes que vuelven magistral toda la obra de Neuman son el manejo que hace de los ritmos y del silencio narrativo. ¡Un imprescindible de Páginas de Espuma!


✎ «La condición animal», de Valeria Correa Fiz


La Fiz es una gran cuentista. Entre las características más destacables de su escritura habría que señalar su forma magistral de gestionar la tensión, ubicando el foco siempre en un punto que se encuentra a mitad de camino entre el horror y la ternura. En este libro descubrimos un conjunto de relatos que reflexionan en torno a nuestra naturaleza, indagando en los mecanismos de construcción identitaria y su relación con el entorno geográfico y emocional. Hay muerte y vida en estos relatos que son para no perderse, y hay instinto salvaje, semilla de lo que somos.


✎ «(H)Adas. Mujeres que crean, programan, prosumen, teclean», de Remedios Zafra


La obra de Remedios Zafra es una de las más potentes que tenemos en torno a nuestra relación con las nuevas formas de comunicación y la transformación del trabajo y las relaciones a partir de Internet. En este ensayo feminista, aborda ese mundo de posibilidades que se abrió para nosotros gracias a la autonomía que permiten Internet y las nuevas tecnologías. Es un ensayo sociológico sobre la visibilidad de la creatividad y el trabajo de las mujeres a lo largo de la Historia, que se va dibujando a través de referentes ineludibles, como Ada Byron. Como ensayista, Zafra tiene la capacidad de encontrarse en un registro que está entre lo racional y lo sensible, a través del cual consigue zamarrearnos e invitarnos al despertar.




✎ «La vaga ambición», de Antonio Ortuño


Resulta difícil encuadrar este libro dado su carácter variopinto. En él encontramos dudas de oficio y preguntas existenciales; relatos de lo doméstico y relatos de lo literario; personajes que se ajustan a la realidad y otros que prefieren huir de ella. Antonio Ortuño construye un pequeño universo que pese a ese carácter heterogéneo tiene una identidad sólida que se fundamenta en esta idea: la vida se mueve siempre desde la violencia. La violencia como principio y fin y en el medio ese deseo de tocar cielo o fondo, que en todos tiene distintas causas y consecuencias. La violencia, entonces, atraviesa cada una de las historias y es la responsable de que las vidas vayan hacia delante o hacia atrás. Y esto lo descubrimos a medida que avanzamos, con el corazón en la boca, porque es imposible leer este libro de otra forma.


✎ «Siete casas vacías», de Samanta Schweblin


Si usáramos la alegoría de la casa como la mente, donde cada habitación es una etapa que conserva lo vivido intensamente y donde los recuerdos van cambiando de lugar y transformándose, podríamos entender este libro de Samanta Schweblin como una intensa búsqueda de la identidad que se pierde en ese edificio insondable que es la mente. También podemos leerlo como un conjunto de relatos ajenos a nosotros, perdiéndonos las numerosas posibilidades que nos ofrece la literatura, y este libro en particular. Se trata de un cuentario extraordinario donde los terrores y traumas que pulsan las cuerdas (y la cordura) de los personajes se hacen con el control; esto deviene situaciones extrañas, espeluznantes y difíciles de asumir. En lo cotidiano se esconde el horror: ése es quizá el gran tema de este libro maravilloso de Páginas de Espuma.


✎ «Cuadernos de guerra», de Louis Barthas


No sé cuántas veces he leído y recomendado este libro de Louis Barthas, traducido por Eduardo Berti. Creo que es el perfecto manual para entender el pacifismo: no como un punto de abnegación sino de lucha. El joven Louis, que ha nacido para continuar con el negocio familiar de tonelero, es sorprendido por la guerra y, siendo un pacifista, debe empuñar un arma. Sin saber bien por qué comienza a llevar un diario en el que relata lo sucedido de una forma descarnada y directa. Es un testimonio estremecedor que tiene mucho para enseñarnos acerca de los abusos de poder y de sus consecuencias, así como también de la escritura de diarios y memorias.




✎ «Aventuras e invenciones del profesor Souto», de José María Merino


José María no necesita presentación. Tampoco su profesor Souto. En esta edición de Ángeles Encinar tenemos una maravillosa recopilación de algunas de las aventuras más inquietantes de este delicioso personaje de Merino. Y entre las muchas cualidades de la obra de este escritor la que más se manifiesta y luce en este libro es su manera de trabajar la atmósfera en los cuentos. En todos ellos el ambiente ocupa un papel fundamental siendo el responsable muchas veces del desenlace de la trama; además, colabora con esa idea que rodea el cuento de Merino: entre realidad y fantasía los límites no están nada claros. Un libro hermoso, lleno de magia que nos invita a creer en la literatura.


✎ «Qué mundo tan maravilloso», de Lola López Mondéjar


En este libro, Mondéjar deja en evidencia su gran capacidad para explorar las tensiones de la psique y su relación con el mundo. Los personajes de estos cuentos se encuentran ante un momento decisivo en sus vidas en el que deben escoger el cambio o la monotonía. El descubrimiento de la vida, el asombro del paso del tiempo y la vertiginosa carrera enfocada hacia el vacío, son algunos de los temas que atraviesan estas historias en una narración colorida, con buen ritmo y una búsqueda literaria y emocional sumamente interesante.


✎ «Andar sin ruido», de Carlos Frontera


Es éste un cuentario fabuloso sobre la infancia y la construcción del yo, donde las experiencias van perfilando una forma de mirar el mundo y de reconocerse (o no) en él. El primer libro de Frontera es un verdadero hallazgo, porque descubrimos a un autor capaz de jugarse por un lenguaje cotidiano, rescatando el habla de una región olvidada por la literatura y buscando construir un legado estético desde ese lenguaje del día a día. Es otro libro hermoso que no debería perderse nadie. En nuestro Miércoles de Cuento hemos dedicado una entrada especial a este libro.


✎ «La vuelta al día», de Hipólito Navarro


En un juego de miradas sobre la literatura y la propia fantasía, Hipólito construye vidas cruzadas que se asientan sobre los miedos y sus imposibilidades. En un tono que por momentos se abraza al realismo y en ocasiones se vuelve totalmente desquiciado, y alocado, nos invita a vivir otras vidas en las mil caras que tiene el día. Quizá intenta decirnos que vida y literatura están mucho más unidas de lo que creemos. Es un libro hermosísimo, con personajes inolvidables y un ritmo fabuloso. Pero qué podemos decir de nuevo de uno de los mejores cuentistas de España.




✎ «El cuerpo secreto», de Mariana Torres


¿Qué sería de la vida sin la fragilidad? Ésa parece la pregunta detrás de cada uno de los cuentos de este libro. Mariana Torres construye universos partiendo de la raja, la debilidad, la herida, y nos invita a valorar la fortaleza que se esconde detrás de lo que se ha quebrado. A lo largo de la lectura nos topamos con personajes absolutamente variopintos, pero que tienen en común una cosa: algo no ha salido como esperaban y quieren rebelarse contra la aleatoria división de circunstancias, poderes, casualidades... Un libro hermoso que nos permite descubrir a una escritora tocada por la magia del cuento.


✎ «Las palabras primas», de Fernando Iwasaki


Si bien Iwasaki tiene varias obras en Páginas de Espuma y sus libros de cuentos son verdaderas joyas, parece imposible dejarse fuera de esta lista este ensayo. Aquí encontramos una reflexión de ida y vuelta sobre el lenguaje: de la Península Ibérica a Latinoamérica, y viceversa. Iwasaki se adentra en ese manoseo que vive la lengua con tanto viaje y nos invita a indagar en el origen de las palabras y sus parentescos. No se olvida de las voces que duermen en el idioma, las historias, las narraciones literarias e históricas, y nos invita también a pensar en torno a la construcción de los mitos y del saber. Un libro fabuloso para cualquier amante del lenguaje.


✎ «Poemas y poetas. El canon de la poesía», de Harold Bloom


De Bloom Páginas de Espuma ha reunido su obra ensayística, es decir, su reflexión crítica tanto en el terreno de la narrativa como en el de la poesía en ediciones que nadie debería perderse. En este libro en particular podemos hacer un recorrido sobre el origen y los cruces que impregnan la poesía americana, en la voz de uno de los críticos más interesantes de nuestro siglo. Gracias a esta obra podemos descubrir nuevas poéticas y entender la poesía actual partiendo de la diversidad de la tradición poética americana. Es éste un libro que ha sido traducido por Antonio Rivero Taravillo y cuya lectura merece muchísimo la pena.


✎ «La vida imposible», de Eduardo Berti


A través de la lectura de estas microficciones podemos descubrir a un cuentista de lo brevísimo pero que nada en las profundidades. Tenemos relatos aparentemente inocentes, que parten de situaciones cotidianas, pero que nos invitan a reflexionar sobre cuestiones de índole existencial, como la muerte, las mentiras, los sueños y las historias que nos contamos. Entre las cosas que hay que reconocerle a Berti cabe mencionar su capacidad para dar con las palabras exactas: frases cortas y contundentes, y a su capacidad para sostener la tensión del argumento durante el tiempo que dura la lectura. Y aunque esto parece sencillo de obtener dada la brevedad del asunto, también es cierto que en estos casos una palabra de más podría arruinar el texto. Aquí no sobran palabras. ¡Hay que leerlo!


✎ «La muerte juega a los dados», de Clara Obligado


Clara Obligado tampoco necesita presentación, siendo para muchos una eminencia del cuento en nuestro idioma. Al leer este libro entendemos por qué se la admira y respeta tanto. Estamos ante un conjunto de relatos que parten de lo doméstico para abarcar las intrigas de lo universal. ¿Cuáles son los secretos mejor guardados de una familia que podrían acabar con la tranquilidad de todos? Desde esa idea se construyen estas historias, en un tono donde no falta el humor ni el oficio bien ejecutado.


✎ «Manos de lumbre» de Alberto Chimal


¿Por qué la vida ha de detenerse? Podría ser ésta la pregunta detrás de todos estos cuentos de Chimal. Y la respuesta duerme a mitad de camino entre presente y tradición, que parecen las dos fuerzas que tiran del autor en este libro. Entre las cosas más asombrosas habría que señalar la elección de una narración que va de lo fantástico a lo realista traspasando siempre las fronteras entre ambos mundos y dejando en nosotros una cierta incomodidad y el deseo de saber más de sus inquietantes personajes. Otro libro imprescindible de Páginas de Espuma.


✎ «Pelea de gallos» de Fernanda Ampuero


Lo que te sacude de este libro es la crudeza narrativa. Desde el primero hasta el último cuento nos topamos con historias de dolor y violencia narradas sin adornos. El origen de la culpa, el peso de la tradición y la moral, y sus efectos en los lazos domésticos, son los temas que atraviesan este libro magistral de Fernanda Ampuero. ¿Cómo y por qué habríamos de aceptar una vida miserable? Este libro busca responder a esa pregunta.




✎ «Godot sigue sin venir» de Miguel Albero


Este hermoso ensayo de Miguel Albero nos permite adentrarnos en las peculiares formas que adquiere la espera. En un registro que está cerca de lo coloquial y tiene mucho de humorístico, pero sin perder la rigurosidad de la búsqueda ensayística, Albero construye un repaso epistemológico de lo que ha sido y es la espera y cómo ha ido cambiando según el punto de vista y el período histórico. También indaga en torno a las posibilidades y las muertes que habitan en una acción tan rutinaria y repetitiva como es el esperar.


✎ «Cuentos completos» de Antón Chéjov


Este es seguramente uno de los grandes y arduos trabajos de Páginas de Espuma, en el que ha estado trabajando Paul Viejo y que nos ha permitido disfrutar en estos años de toda la edición cuentística de este maravilloso escritor. Recomendamos los cuentos pero la colección es amplia: incluye pensamientos en torno al proceso de escritura y su correspondencia. Y queremos recomendar los cuentos porque seguramente muchos de nosotros le debamos a Chéjov el interés por el género. ¿De quién sino íbamos a aprender el potencial de lo íntimo y su tensión narrativa?


✎ «Quiroga íntimo. Correspondencia. Diario de un viaje a París» de Horacio Quiroga


Y terminamos con éste que es otro de los favoritos, donde dos personajes fabulosos de nuestras lenguas (de un lado y otro del charco) se dieron la mano: Horacio Quiroga y Erika Martínez. En este trabajo fabuloso, Martínez nos invita a acercarnos a un Quiroga poco visto en los manuales: el que amaba la bicicleta, el que describía el mundo con la luz y las sombras que lo habitan, el que estaba detrás de la cámara. Quizá no sea uno de los más vendidos de Páginas de Espuma, sin embargo, creemos que debería estar entre los imprescindibles. ¡Y qué ganas de volver a leerlo!

¡20 años, 20 libros! ¿Cuáles son tus favoritos de Páginas de Espuma?



0 Comentarios