Verosimilitud y demencia. «Ventajas de viajar en tren»

«Ventajas de viajar en tren». Una película que no has visto antes.



Opinión sobre «Ventajas de viajar en tren»

Sería inconcebible una película en torno a cualquier obra de Antonio Orejudo que no rozara el territorio de lo absurdo. Sería hasta desubicado plantearse una visión así. Sin embargo, de todas sus creaciones es seguramente ésta la última que habría imaginado llevada al cine con coherencia y buen gusto. Afrontar una mirada sobre Ventajas de viajar en tren que es de todas las novelas de Orejudo quizá una de las que mejor se interna en el bosque de los sueños, de la memoria tergiversada, de la fantasía escabrosa que conforma nuestro íntimo universo retorcido, me parece de entrada una locura. Y debo confesar que tenía mis temores respecto al resultado. ¿De qué forma encarar una lectura pictórica sin caer en las formas falsas de la compresión racional? Aritz Moreno parece que ha entendido la novela de Antonio y ha sabido transmitir en este film algunos de los puntos fundamentales de la novela. Sin lugar a dudas es una película que recomendaré mucho y a la que volveré tarde o temprano.





¿Qué dicen los críticos de esta peli?


Antes de comenzar a analizar esta fabulosa película repasaremos algunas opiniones que ha recibido en los medios de comunicación. Lo cierto es que «Ventajas de viajar en tren» ha tenido un magnífico recibimiento por parte de la crítica, lo cual es alentador. Además, las opiniones que se han publicado son acertadas y creo que nos permiten entender en detalle qué nos encontramos cuando vemos el film.

«Un viaje tan sibarítico como febril y perverso. Una marcianada delirante, excesiva y provocadora. El poder del relato es infinito. (...) una maravillosa reivindicación de la fantasía y de la locura» [Marta Medina, en El Confidencial]

«Un aplauso para la imprudencia y el coraje en tiempos de academicismo ramplón. Es una película insólita. (...) es un seductor perro verde dentro del cine español (...) es estupenda, y lógicamente absurda.» [Javier Ocaña, en El País]


Foto: Morena Films

Interpretaciones y guion


La adaptación de la novela es realmente excelente. Rigurosa en su forma y sin olvidarse de la sátira que es seguramente el sello más conocido de Orejudo. Las actuaciones también se ajustan a las exigencias del guion y salvando un par de excepciones son realmente fabulosas. Deberíamos señalar especialmente las interpretaciones de Pilar Castro, Ernesto Alterio y Belén Cuesta.

Es para destacar el trabajo del equipo técnico, el cuidado de la estética para alcanzar el clima y las sensaciones que nos ofrece la lectura de la novela, llevada a una película donde encontramos esa forma de historias concatenadas y que se mueven en círculos concéntricos. Sin lugar a dudas en este resultado habrá tenido mucho que ver el guion de Javier Gullón y la dirección de Aritz Moreno. Por cierto, pensar que Moreno se ha estrenado con esta película es seguramente importante: ¿cómo se consigue un trabajo tan exquisito como punto de partida de toda una carrera? ¡Asombroso!

No es una película para todo el mundo. Esto también hay que decirlo. En algún sentido he notado un vínculo con la tradición cinéfila argentina de los años setenta. Un Eliseo Subiela creo que habría gozado mirándola. Lo que sí me queda claro es que no es una película de este tiempo; más bien juega como ninguna otra contemporánea con la forma en la que los espejos nos rebotan y nos transforman, con una visión más abstracta y con forma de prisma de las narraciones, cosa poco usual en estos tiempos de realismo (no mágico).


Una crítica lectora


En la lectura de Ventajas de viajar en tren señalamos que la novela tiene un carácter reflexivo que se apoya en el humor y la sátira pero que intenta indagar en torno a la forma en la que ciertos trastornos de enajenación o de extrañamiento con la realidad se pueden canalizar a través de la escritura. Este elemento que me ha fascinado y me fascina cada vez que leo la novela no lo he encontrado en la película.

La lectora que vive en mí dice que le habría gustado una obra que abarcara menos historias y contara más de cada una. En cierta medida parece abrir demasiados hilos, abarcar demasiados personajes y no afrontar del todo la conclusión de la trama. Y si bien ni siquiera en la novela las historias se cierran, el círculo que recorre la narración nos da las pistas necesarias para poder comprender o intuir el desenlace. Y en la película no lo he sentido así.

También me habría gustado una mayor profundización en el personaje de Helga, ahondando en las historias que ella se cuenta para encubrir el verdadero dolor que la atraviesa, que es la inquietud ante la pérdida de sentido. Así que, si bien es una obra que aborda con inteligencia y buen gusto el trabajo de Orejudo, me da la sensación de que apenas araña el sentido de la novela, y tendiera a quedarse en la superficialidad. Personalmente, me da un poco de rabia que su literatura, y en particular esta novela, sea tomada como material para pasar un rato, porque parece haber un ninguneo a su trabajo de investigación y reflexión en torno a las demencias y las interesantes preguntas que se hace en torno a la comunicación y los diversos tipos de esquizofrenia.

Libros o películas. Nunca nos pondremos de acuerdo lectores y cinéfilos. Ciertamente no es lo mismo ir a ver la película que leer la novela. Aunque Moreno haya sabido captar la esencia del libro, siempre la visión del cine será reducida en comparación con los caminos alternativos y jugosos que nos propone la lectura. Y quizá mi lectura sobre la película sea demasiado exigente y caprichosa. Y aún así, a pesar de lo que acabo de decir creo que es una adaptación increíble. Salir del cine pudiendo decirle a alguien «si ves la película te puedes enterar de qué va el libro», es toda una suerte como lectora y amante de la novela.

Conclusión. «Ventajas de viajar en tren» es una película muy valiente. Lo mejor del cine español que he visto en los últimos años. Una película que se atreve contra las dictaduras de lo políticamente correcto y que ofrece una visión agresiva de lo que somos y de lo que buscamos cuando entramos en contacto con el mundo. Nadie debería perdérsela. Y todos los que vayan a verla, deberían leer la novela para completar aquellas historias, huecos o preguntas que la película no responde.


Foto: Morena Films

0 Comentarios