«Diario de Lecturas» ¿Por qué es una herramienta que deberías probar?

¿Qué es un «Diario de Lecturas» y por qué deberías tener uno?



«Diario de Lecturas» ¿Por qué es una herramienta que deberías probar?

Iniciamos hoy una nueva sección en el blog: Trucos Lectores. En él presentaremos ideas creativas y métodos que consideramos que pueden ayudarte a mejorar tu vocación lectora. Comenzamos con algo que personalmente me encanta: el Diario de Lecturas. Voy a contarte mi experiencia con este fabuloso y bello compañero. Te invito a conocer algunas buenas razones para llevar un registro de tus lecturas y te cuento cómo puedes diseñar tú misma tu «Diario de Lecturas». ¿Comenzamos?


¿Qué es un «Diario de Lecturas»?


La primera vez que sentí el impulso de copiar una frase fue leyendo Azabache, de Anne Sewell. Tenía nueve años y, sin saberlo, estaba inaugurando un hábito que me acompañaría toda la vida. Un fichero antiguo fue el objeto ideal para llevar a cabo este ritual, y se convirtió en poco tiempo en uno de mis tesoros más preciados hasta bien entrada la adolescencia. Tuve que abandonarlo cuando inicié mi viaje por una cuestión de espacios. ¡Cuánto lamento no tenerlo ahora conmigo para saber cómo leía en aquellos lejanos años!

Con el paso del tiempo, cada vez fui organizándome mejor. Dejé atrás las fichas para usar cuadernos. Cuando supe que había otras lectoras como yo que tomaban nota de lo leído en un objeto precioso conocido con el nombre de «Diario de Lecturas», quise saber de qué se trataba, y me fascinó. Inmediatamente, se convirtió para mí en el método idóneo para organizar lo que voy leyendo y tener una clara perspectiva de lo que leeré en el futuro. Actualmente, no puedo vivir sin él, entre otras cosas porque me ayuda muchísimo a planificar ordenadamente mis reseñas.

Ahora bien: ¿Cuál es la verdadera utilidad de un «Diario de Lecturas»? A grandes rasgos podríamos decir que es una herramienta buenísima para registrar las cosas que más nos interesan de aquéllo que leemos, para gestionar y organizar el tiempo de lectura y para disfrutar de la hermosa combinación entre lectura y escritura. Además, conservar registros de nuestras lecturas de años anteriores puede ser una mágica forma de analizar nuestra evolución lectora, emocional, intelectual y estética. ¿No te mueres de ganas de tener el tuyo?


¿Qué es un «Diario de Lecturas»

En verdad, al igual que ocurre con la agenda o con el diario de toda la vida, no existe un único formato para el «Diario de Lecturas»; precisamente, porque cada lectora es un mundo. A algunas personas les gusta conservar registros técnicos (sinopsis, personajes, cantidad de páginas), mientras que otras prefieren anotar los aspectos destacados de cada obra, una larga opinión y una calificación. Lo bueno de este método es que si lo haces tú misma, puedes organizarlo como te dé la gana. En mi caso, por ejemplo, me gusta apuntar las frases más destacadas y algunas reflexiones muy concretas que me van surgiendo en la lectura. Algo muy sencillo y funcional. Te hablaré sobre ello más adelante.

La estructura de un «Diario de Lecturas» suele ser una portada (para escribir nuestro nombre) y el interior dividido en doce partes (para cada uno de los meses del año). Dentro de cada mes se suele mantener una misma forma, que en cada artefacto suele ser distinta. Lo que no suele faltar es un calendario mensual (para tomar nota de los días del mes que hemos leído), las fichas de los libros (con apartados diversos y espacios para citas y anotaciones personales) y una serie de páginas en blanco al final del mes para organizar nuestras colecciones: «Club de lectura», «Literatura de mujeres», etc. Al finalizar el año, hay una última página dedicada a reflejar los libros que más nos han gustado; una manía de muchas lectoras es poner calificaciones a sus libros: para esto el «Diario de Lecturas» puede ser un gran aliado.




Existe una gran variedad de diarios en el mercado. Entre las más interesantes se encuentran unas libretas para lectores que tienen las fichas por separado y las tapas unidas por unos ganchillos. Esto significa que, una vez terminas las que trae el cuaderno, puedes comprar nuevas fichas (o hacerlas tú misma) y anexionárselas. Un ejemplo puede ser este Diario de lectura con 50 marcapáginas creativos.

Otros cuadernos de lectura vienen provistos de una bonita cubierta y en el interior tienen fichas para completar con toda la información referente al libro. En algunos casos, esas fichas son realmente completas. Como las que puedes encontrar en Moleskine o Peter Pauper Press.

Como ya te habrás dado cuenta, hay muchos tipos de «Diarios de Lecturas», por lo que todas las lectoras podemos encontrar el que mejor se adapte a nuestras necesidades.


Estructura del «Diario de Lecturas»

Te cuento cómo organizo mi «Diario de Lecturas»


A continuación te voy a contar cómo organizo mi «Diario de Lecturas», por si deseas crear uno similar al mío. Mi deseo es que fijándote en las cosas que te propongo, intentes planear el tuyo de una forma personalizada, agregando aquellas cosas que para ti son necesarias. Para ello sólo tienes que preguntarte: ¿Qué te gusta conservar de tus lecturas? ¿Qué aspectos de los libros te parece que podrían resultarte útiles en el futuro? ¿Cuáles son tus colores y diseños favoritos? A mí, por ejemplo, me encantan las plantas: en mis cuadernos nunca faltan hojitas, como podrás descubrir en las fotos.


Me gusta que mi «Diario de Lecturas» sea lo más funcional y práctico posible, por eso trato de hacerlo de la forma más sencilla posible. Además, aunque no se me da nada bien el dibujo (mi destreza con los trazos se quedó inmovilizada en primer grado) disfruto mucho haciendo garabatos y formitas; por eso en mi «Diario de Lecturas» la regla es que haya movimiento y color. Para hacerlo sólo necesitarás un cuaderno con muchas hojas; para poder diseñarlo completamente a tu gusto.



Poema de Alfonsina Storni en mi «Diario de Lecturas»

En la primera página está la portada anual, en la que intento plasmar mis deseos lectores para ese año. En el 2021 he decidido hacerla inspirándome en la literatura de las grandes escritoras que me han acompañado a lo largo de la vida. Hice para ello una guarda con libros, en los que fui anotando los títulos de algunos de los libros que más me han servido en mi descubrimiento del mundo. Todos ellos comparten la característica de haber sido escritos por mujeres. Como te imaginarás, es un trabajo al que le he dedicado todo mi amor y mi tiempo. He puesto los cuatro elementos que resultan identitarios para mi lucha: animales, naturaleza, lectura y escritura. En la contratapa del cuaderno he pegado una página de una revista viejísima dedicada a Alfonsina Storni, para que su poema «Hombre chiquitito» me acompañe en este año difícil y me mantenga despierta.

A partir de ahí comienzan los meses. Me gusta ocupar poco espacio para la carátula de cada mes, para no derrochar papel. En la parte superior escribo el nombre y debajo el índice de lo que voy leyendo cada semana. Este año no he numerado las páginas pero generalmente lo hago. De este modo, se facilita la búsqueda de la ficha de cada libro. Junto al nombre del libro anoto la fecha de inicio de la lectura. Algunas veces también registro la fecha de finalización, pero no siempre lo recuerdo.


Carátula de enero de 2021 en mi «Diario de Lecturas»

En la página siguiente tenemos la primera lectura. En la parte superior de la hoja hago una pequeña ficha con los datos técnicos: título, autora, editorial, año. Este año he decidido ponerle un poco de color a esta ficha. Dependiendo del género las fichas las haré de un color determinado. Turquesa (poesía), verde (ensayo), lila (novela) y rosa (cuento).

Debajo de la ficha van los apuntes sobre esa lectura. En verdad no llevo un orden estricto. De algunos libros sólo anoto frases que me parecen importantes, que me han servido para entender el libro o que me gustaría volver a pensar para ahondar en ellas. En otros casos, sobre todo con la poesía y el ensayo, me gusta anotar ideas, frases y reflexiones surgidas de la lectura. Todo eso me sirve posteriormente para preparar las reseñas o para saber qué pasó por mi cabeza cuando estaba leyendo ese libro.


Ficha técnica de cada libro

Y ¡eso es todo! Uso la misma estructura todos los meses. ¿Ves qué sencillo es? Una vez lleves unos años registrando tus lecturas disfrutarás de volver a los diarios anteriores para revisar tu opinión sobre determinados libros, y las encontrarás rápidamente. Es muy útil, sobre todo, si tienes un blog de reseñas, porque podrás organizarlas de una forma disciplinada, ahorrándote tiempo y energía.

Como extra, te cuento que al final del cuaderno dejo unas cinco o seis páginas para hacer un apartado llamado: «Pendientes». Allí anoto aquellas recomendaciones que me van haciendo a lo largo del año y que no quiero perderme. La forma en la que registro estos libros es escribiendo título, nombre del autor o autora y editorial que lo ha publicado. Realmente me resulta muy útil. Si eres de las que tiene una larga lista de lecturas pendientes, ¡seguro que te va a atraer muchísimo esta sección!


Espacio para anotar los libros pendientes y las recomendaciones

¿Cómo puedes crear tu propio diario de lecturas?


¿Quieres crear tu propio «Diario de Lecturas»? Si bien puedes comprarte uno ya hecho, ahorrándote mucho trabajo, no va a ser tan divertido como diseñarlo tú misma. Además, de este modo, podrás aprovechar el espacio al máximo, agregando las secciones y apartados que tú necesitas, y te quedará tan colorido y alegre como desees.

¿Cómo? Fácilmente. Consigue un cuaderno con una buena cantidad de páginas. Yo suelo comprar este de Canson, que me resulta bien accesible y me ha dado muy buenos resultados. Además, tiene las hojas gruesas y el tamaño ideal para llevarlo conmigo a todas partes. Las tapas rígidas me parecen muy importantes, para que mis lecturas se protejan mejor del paso de los años. Si quieres un cuaderno bonito, también puedes comprárselo a alguna encuadernadora cuyo trabajo te atraiga.


Una vez tienes el cuaderno, ¡es hora de usar tu creatividad para dejarlo bien bonito! Leer es un placer, pero si en el camino lo disfrutamos con color y alegría, se vuelve mucho más exquisito. Te propongo que hagas una portada bien bonita y significativa para tu cuaderno. Puedes tomar la idea de los libros que te conté o escoger un estilo distinto: un diseño floral, de gatitos, de pájaros o cualquier otra pasión que te guste combinar con la lectura. Si te ha atraído mi idea de los libros ¡genial!; ¿a qué autoras y qué libros te gustaría incluir? Si quieres compartirlo conmigo, ¡no lo dudes!

Para las lecturas de cada mes puedes armarte una ficha libre, como la que hago yo (tienes la estructura desmenuzada en la tercera foto), o más estructuradas, con espacios delimitados para la sinopsis, opiniones o la información que te guste atesorar de cada libro. No tienes por qué respetar la misma estructura todos los meses: puedes probar distintas cosas, hasta encontrar el método perfecto para inmortalizar tus lecturas.

La comprensión lectora es un mundo muy particular: cada una lee y vive la lectura como sabe, y nuestra sensibilidad juega un papel muy importante. Así que, cuando hagas tu «Diario de Lecturas», debes pensar en un método que a ti te vengan bien. ¡Deja volar tu imaginación! y planifica tus lecturas de esta forma ordenada y divertida. Si no has usado nunca este método pero tienes otro, me encantaría que lo compartieras conmigo. ¿Cómo registras tus lecturas? ¿Qué trucos me recomiendas para mejorar mi propia relación con la lectura?


Consejos para crear tu «Diario de Lecturas»

3 Comentarios

  1. Hola ^^ suena genial n.n además esta nueva sección en el blog me parece que agregará contenido interesante a tu blog.

    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Xing! Muchas gracias por tu comentario. A mí me resulta realmente muy útil. Ojalá que te animes a probarlo y que te guste. Gracias de nuevo por tu buena energía :) Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Qué maravilla! Me ha encantado la idea y voy a probarla. Así de paso recupero rotuladores y pinturas.
    Un abrazo, querida Tes.

    ResponderEliminar